La Plaza de A Quintana abarrotada